Quedarse sin trabajo: ¿qué hacer para superar la ansiedad?

La situación que vive nuestro país es complicada: cada vez más son las personas que se quedan sin trabajo, o se les reduce el sueldo o se tienen que ir a probar suerte en otro país.

Ante los problemas económicos que esto pueda suponer y más si no se consigue una indemnización por despido,  hay también el problema de la salud: el estrés de buscar trabajo, de no poder planificar nada, de no saber hasta cuando se dará esta situación, el cambiar los hábitos y horarios diarios, etc.

Algunos ansiedad síntomas físicos más frecuentes pueden ser:

  • Frecuencia cardíaca acelerada: notar que el corazón va más rápido cuando pensamos en temas laborales es uno de los primeros síntomas. Se suele acompañar de respiración también rápida, con posible sensación de ahogo.
  • Sudoración: se trata a menudo de sudores fríos que no responden a la temperatura del ambiente.
  • Temblores, sensación de mareo: a veces puede pasar que notamos algún mareo y debemos sentarnos o tumbarnos un momento para esperar a que se nos pase un poco.

Luego están los síntomas psicológicos, que suelen centrarse en la baja autoestima, la falta de motivación, la falta de apetito, etc.

¿Cómo intentar superar los síntomas?

Ante todo y en primer lugar, si vemos que padecemos los síntomas debemos ir a un médico: él sabrá actuar según la situación y recomendar lo mejor a cada persona.
Aún así hay algunas cosas que se pueden empezar a hacer para intentar superar la situación:

  • Marcarse una rutina y unos horarios, por ejemplo, ponerse el despertador y levantarse pronto para aprovechar el día. Se aconseja que por la mañana ya nos duchemos y nos vistamos, para no caer en la ociosidad de estar en casa y dejar pasar las horas. Tomar un buen desayuno ayudará a afrontar el día con más fuerza.
  • Buscar trabajo: no es fácil, pero se debe hacer. Cada día se publican ofertas de trabajo y sí que es verdad que a lo mejor muchas no serán de vuestro perfil, pero hay que mirar cada día. Lo mejor es dedicar un tiempo fijo al día para buscar trabajo: repasar los portales laborales, etc. Tener siempre a punto el CV y la carta de presentación nos ayudará a ser de los primeros en optar a una oferta laboral.
  • Comer sano y equilibrado. La comida que ingerimos influye más de lo que nos pensamos en nuestra salud, sobretodo salud mental (por ejemplo: el exceso de azúcar puede influir en nuestro estado de ánimo diario).
  • Hacer ejercicio para mantenerse en forma y para desconectar de todo. Si cada día se sale a correr un poco por el parque iremos notándonos mejor con nosotros mismos. Para hacerlo más completo se pueden preparar retos personales, por ejemplo: el primer día, un kilómetro, el segundo, kilómetro y medio, y así seguir. Hay aplicaciones móviles que miden el rendimiento y que te ayudan a programar según tus necesidades.
  • Recuperar antiguas o olvidadas aficiones para no estar sin hacer nada. Por ejemplo: alguna colección de monedas o sellos, maquetas de trenes, punto de cruz, etc. Las aficiones nos ayudaran a mantener la mente activa.
  • Y, finalmente, la formación. Quizá la más importante. Hoy en día la mayoría de profesiones requieren dominar algún programa informático,  sea del campo que sea. Una buena opción para obtener nuevos conocimientos es mirar los cursos que se ofrecen para parados. También hay muchas posibilidades para formase online, ya que hay plataformas gratuitas de conocimiento. También puedes aprovechar para cursar idiomas: el inglés siempre es necesario mantenerlo fresco por si acaso, pero si quieres también puedes optar por algún otro, cómo el francés o el alemán.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *